15a704a708/7c7ecdd23513c3a1c55c1ce41.js");

Haz tu Bruma Facial Casera y Natural

ELABORA TU PROPIA BRUMA EN CASA DE FORMA RÁPIDA Y SENCILLA

En este articulo aprenderemos a hacer, nuestra Bruma facial casera, adecuada para las necesidades de nuestra piel.

Veremos dos recetas para hacer brumas faciales que podremos preparar fácilmente en casa, con ingredientes que conocemos y sencillos de encontrar. Son aptas para todo tipo de pieles y las podemos personalizar según nuestras necesidades.

Utilizaremos botellas de cristal, para que se conserven mejor, y la guardaremos en el frigorífico, para aumentar su poder refrescante..

Si quieres saber que es la Bruma facial

BRUMA FACIAL CALMANTE E HIDRATANTE

La primera receta de Bruma facial es ideal para las pieles deshidratadas y pieles que se irritan con  facilidad.

La vamos a elaborar con hidrolato de manzanilla, glicerina vegetal y aceite esencial de lavanda.

Veremos que nos mejora el tono de la la piel, tendremos mucho mas suave nuestro rostro, gracias a la glicerina vegetal, y la manzanilla y lavanda nos darán propiedades calmantes.

Necesitaremos:
  • 1 taza de hidrolato de manzanilla
  • 1 cucharada de glicerina vegetal
  • 5 gotas de aceite esencial de lavanda

¿Como lo hacemos?

Meteremos  todos los ingredientes en una botella de cristal.

Agitaremos la mezcla para que los ingredientes se integren bien.

Aplicaremos el producto con spray  por nuestro cutis como una bruma, si no tenemos spray, lo pondremos con ayuda de unos discos de algodón, como te aplicáramos  un tónico equilibrante.

Nota- es preferiblemente con un spray.

BRUMA FACIAL PURIFICANTE

Esta bruma facial ayuda a combatir los efectos de los radicales libres y a ejercer un ligero efecto detox en la piel, ya que, gracias a las propiedades antioxidantes del té verde, retira toxinas, depura y limpia el cutis.

Es una bruma refrescante, y limpiadora, además nos aporta mucho frescor.

Necesitaremos:

1 taza de agua mineral

El jugo de medio limón recién exprimido

5 gotas de aceite esencial de limón

2 cucharadas de té verde

¿Como lo hacemos?

Hervimos el té verde en el agua destinada.

Dejaremos reposar la infusión en el frigorífico hasta que este frio.

Una vez frio el tè verde,  lo introducimos en una botella de cristal con todos los ingredientes: El jugo de medio limón recién exprimido, 5 gotas de aceite esencial de limón y 2 cucharadas de té verde.

Mezclaremos los ingredientes, agitando la botella, y lo meteremos en el frigorífico, para potenciar su efecto refrescante.

Leave a Reply